Impacta conferencia de César Andrade a estudiantes y personal del ITColima



Villa de Álvarez, Col. 11 de octubre de 2018. La sencillez, autenticidad y convicción personal con que César Andrade compartió sus experiencias de vida, desde las más simples y cotidianas cuyos aprendizajes ha conservado,  hasta las  dolorosas y trágicas que lo llevaron a un proceso de asimilación, enfrentamiento y superación, logró impactar a los más de mil 700 estudiantes que acudieron a la conferencia “Metiendo goles a la vida”, impartida en horarios matutino y vespertino en el marco del 2° Congreso Nacional de Ciencia e Innovación Tecnológica.

 

Andrade es originario de San José Iturbide, Guanajuato, fue futbolista canterano del Atlas, equipo con el que debutó a los 20 años bajo la dirección de Ricardo Antonio La Volpe.  Fue elegido el mejor novato del año y convocado a la Selección Mexicana Sub-23. La vida, la suerte, el futbol le sonrreían.

 

Todo cambió la noche del 10 de noviembre de 1999 en la que, a raíz de un fuerte disgusto, se fue a beber, condujo su coche, sufrió  un accidente y perdió la pierna derecha.   Vivió ocho años en depresión, pero decidió retomar la vida, aceptar su situación y aprender del pasado para cambair el presente.

 

Quizá su filosofía, sus máximas y principios no sean nuevos --además no hay nada nuevo bajo el sol, cieratmente--  pero más allá de sus frases, lo que impacta de César Andrade es cómo construye sus verdades, de dónde nacen sus vivencias, porque es eso, la relación experiencia - ideas,  lo que confiere autenticidad y franqueza a su discurso y eso le basta para convencer.

 

Andrade no recurre a teóricos, filósofos ni pensadores para nutrir su mensaje, no cita nombres de afamados escritores, solo va dentro de si mísmo y de lo que ha hecho con su historia, desde la primerísima infancia hasta el día de hoy.

 

Las dos horas en que literalmente habla sin parar, recorre a saltos su vida rodeado siempre de su numerosa familia, ubicado en su infancia y adolescencia, en el quehacer de la vida rural, de la tierra, el corral, el pueblo, la rigidez  imbatible del padre y hermanos mayores, el autoritario pero entrañable cariño de la madre, en fin un contexto que lo nutrió para ser quien es hoy, porque cada situación la convirtió en una lección de vida.

 

Sí, por supuesto el conferencista  se refiere varias veces al accidente que le cambió la vida, pero César decidió aprender por igual de las vivencias aparentemente más sencillas -saber esperar meses a que le regalaran un pantalón de mezclilla-  como  de los altos sueños, es decir,  ser futbolista de primera división a pesar de que en su pueblo no tenía siquiera  tenis para jugar. 

 

A lo largo de su conferencia fue hilando vivencias y enseñanzas, anécdotas y filosofía  cargadas de humor muchas veces, de ironía otras, de dolor también y de alegría; siempre con una actitud de sencillez y humildad y un tono divertido y jueguetón que lo mantuvieron cerca del auditorio que lo miraba expectante. En todo momento se dirigió al público en segunda persona: tú.

 

“Cumple tus sueños, si no los tienes, constrúyelos.  Vuélvete bueno en algo y hazlo por ti y por los demás.  Siéntete bien contigo mismo y con lo que haces.

 

No tomes al alcohol o las drogas como solución para problemas y tristezas.  Haz ejercicio.  Descansa y come sanamente. Comprométete con lo que haces.  Ama a tu familia y trabaja por ella, la familia es el mejor equipo.

 

Las decisiones que tomas, siempre, tienen una consecuencia.  Cuida tus decisiones. Asume las consecuencias.  No soluciones la adversidad con excesos.  No hay casualidades, solo consecuencias.

 

Tienes el privilegio de estudiar, hazlo con ganas.  Si vas a hacer una tarea, haz la mejor tarea.  Aprende a esperar.  Haz esfuerzos extraordinarios para cumplir tus metas.  No busques pretextos para justificar fracasos o flojera.  Busca razones para cambiar lo que sea necesario.

 

Cierra ciclos. Sé feliz y haz felices a los demás, sírvelos, ayúdales.  Ten capacidad de adaptación, puede solucionarte la vida. Agrégale valor a lo que haces.  Demuestra el cariño que sientes.  Sé agradecido.

 

La lista de máximas y verdades de César Andrade es extensa. Escribió un libro con su historia y sus consejos.   Este jueves 11 de octubre, cada una de las casi dos mil personas que lo escucharon habrá conservado una,  dos, tres, quizá cuatro frases y se propondrá, supongo, llevarlas  a su propia vida.  Solo por eso la conferencia realmente valió la pena. 

 


Ver GalerÍa

Instituto Tecnológico de Colima

Av. Tecnológico No. 1, Villa de Alvarez,Col. C.P. 28976, Colonia Liberación

www.itcolima.edu.mx

contacto: webmaster@itcolima.edu.mx